Organizaciones modernas requieren de redes de comunicación que permiten el diálogo y logro de objetivos entre áreas y niveles, creando así una cultura de retroalimentación en todas las direcciones.

Aprender a tener conversaciones trascendentes que generen cambio:

  1. Compartir observaciones y entender el impacto de nuestras conductas
  2. Uso apropiado de emociones y lenguaje corporal
  3. Cómo aclarar valores y/o necesidades
  4. Concluir con claridad: abrir el diálogo, poner límites, hacer solicitudes y/o concretar acuerdos

Demostrando un retorno sobre la inversión concretamente medible:

  • Productividad individual: conducta que genera resultados favorables
  • Productividad de equipo: resolución de problemas y conflictos
  • Retención de empleados clave por mejora en clima laboral
back to top