elephant

¿De qué tamaño es tu elefante?

Para la mayoría de nosotros no es agradable tener un problema, me parece que sus definiciones nos dejan claro porqué: su solución es dudosa, dificulta el logro de algún fin, es un disgusto y una preocupación.

Problema:

Del lat. problēma, y este del gr. πρόβλημα próblēma.

1. m. Cuestión que se trata de aclarar.

2. m. Proposición o dificultad de solución dudosa.

3. m. Conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin.

4. m. Disgusto, preocupación.

Claro, así, nadie quiere tener un problema y los evitamos y cuando no lo logramos, evitamos el reconocer que tenemos un problema, por lo tanto esa conversación que sabemos debemos de tener, es pospuesta; esa reunión con el equipo de logística es aplazada; el correo para pedir un cambio en los tiempos de respuesta no sale de la bandeja . . .  o bien, tenemos la conversación y dijimos todo menos lo que realmente queríamos decir; el equipo de logística quién sabe qué entendió; el correo, con copia a todos, nadie lo entendió, peor aún, ahora hay quejas. ¿Te suena familiar?

Tener un problema exige tener la habilidad para reconocer que hay algo que no está funcionando, conmigo y con mi equipo de trabajo; exige la habilidad para comunicarme con otras personas de una manera en la que sea claro mi planteamiento/petición/solución; exige que pueda escuchar al otro (y de verdad escucharlo y no querer rebatir inmediatamente) y que juntos logremos un acuerdo y una solución.

La mayoría de nosotros tenemos en mayor o menor medida estas habilidades y sin embargo, es recurrente el observar como líderes de empresas/equipos de trabajo, evaden, lo más posible y de manera casi profesional, los problemas.

Regularmente no confrontamos porque existe una ausencia de confianza en el medio en el que nos movemos, no confiamos en que el otro nos va a escuchar, no confiamos en que no tomará venganza, no confiamos en que sea sincero, no confiamos en que no seremos puestos en evidencia o utilizados como chivos expiatorios, no confiamos en que no seremos vistos como los negativos, los pesimistas, los que traen las malas noticias. Esa falta de confianza cuesta millones de pesos dentro de las empresas, cuesta horas de retrabajo, puestos, renuncias, nuevas contrataciones y un largo etcétera. ¿Qué tanto confías en tu equipo?

El no confiar en el otro me impide confrontar, exponer un conflicto y buscar su solución, esto crea una sensación de falsa armonía, de radio pasillo; sabemos que hay un elefante en el cuarto, todos lo olemos, todos lo vemos, todos somos maltratados por el elefante y nadie quiere decirlo, secretamente todos lo alimentamos, le damos de beber, vaya, incluso lo cuidamos. ¿De qué tamaño es el elefante en tu cuarto?

 

https://conversari.com/es/archives/staff/olaf-dickinson-2

Creemos que las organizaciones pueden construir sus futuros ahora enfocándose en la experiencia del cliente, las relaciones a todos los niveles y creando culturas de inovación. Trabajamos en conjunto con las organizaciones e individuos ayudándoles a definir, alinear y accionar su estrategia, el modelo de liderazgo y las formas de comunicación.

Diseñamos programas a la medida de consultoría facilitada y capacitación que crean culturas congruentes y equipos de alto impacto. Demostramos retorno sobre la inversión en productividad, imagen y fectividad.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!